Technische Universität München

The Entrepreneurial University

 
El abuso de anfetaminas puede conllevar hipertensión arterial, arritmias cardiacas,  infarto agudo de miocardio, choque cardiogénico y muerte cardiaca súbita.
La cocaína no parece afectar al rendimiento atlético. Sin embargo, su uso causa isquemia de miocardio y trombosis de la arteria coronaria e infarto de miocardio. Estos desordenes son el resultado de la vasoconstricción y la estimulación de a-receptores, así como del aumento de la demanda de oxígeno desde el miocardio, la disminución del suministro de oxígeno y la trombogénesis. Otros efectos secundarios cardiovasculares por el consumo de cocaína incluyen endocarditis contagiosa, aneurismas  de la aorta rota, trombosis vascular, vasoespasmos coronarios, hipertensión arterial e infarto. Por otra parte, la cocaína puede causar miocarditis y cardiomiopatía dilatadas.
El abuso crónico de cocaína lleva a la necrosis de las miofibras, a la fibrosis intersticial y a la insuficiencia cardiaca. El abuso de la cocaína puede causar intervalos prolongados de QT y de RR y los desordenes en el sistema A-V. El paro cardiaco repentino puede ocurrir debido a la sobreactividad adrenérgica y a las arritmias mortales. En relación con efedrinas, hay evidencias de que causan un estímulo cardiaco y un aumento de la presión arterial sistólica y diastólica. Otros efectos nocivos cardiovasculares son las arritmias cardiacas, los infarto de miocardio agudo y el paro cardiaco repentino. La constricción de las arterias coronarias y los vasoespasmos, son probablemente los mecanismos de la miocarditis y del infarto de miocardio después de la administración de la efedrina. Pueden también causar un infarto isquémico o hemorrágico.
drucken 

www.doping-prevention.com