Technische Universität München

The Entrepreneurial University

 
Los agentes respiratorios tienen algunos efectos nocivos sobre la función musculoesquelética que se basan en una cascada de  beta-agonistas que se unen a los beta-adrenoreceptores influenciando varios procesos metabólicos y fisiológicos en el músculo esquelético. Los efectos negativos sobre la arquitectura del hueso son por ejemplo la disminución de masa del hueso y disminución de densidad mineral del hueso y ocurren durante el tratamiento crónico. El consumo excesivo de beta-2-agonistas también puede dar lugar a síntomas de temblores musculares y  calambres del músculo. Estos efectos son intensificados por la toma simultánea de diuréticos, lo que es común entre los culturistas antes de una competición.
drucken 

www.doping-prevention.com