Technische Universität München

The Entrepreneurial University

 
Los efectos secundarios cardiovasculares de los esteroides anabólicos androgénicos (AAS) son multíples y confusos, principalmente porque es difícil distinguir los efectos secundarios de las drogas usadas. El infarto de miocardio y el infarto cardiaco repentino son las complicaciones más serias. Otros desordenes cardiovasculares comunes son la hipertensión arterial, el paro cardíaco, las cardiomiopatías, las arritmias, la trombosis etc.
Muchos estudios han demostrado que abuso de los AAS conjuntamente con el entrenamiento de resistencia causa hipertrofia concéntrica de la pared ventricular izquierda. Sin embargo, se incrementan no sólo los elementos  contráctiles, también los elementos no contráctiles. La fibrosis generalizada y focal y el desorden miofibrilar también se encuentran en la autopsia de los atletas que consumen grandes cantidades de AAS. Además, se ha visto que el uso de los AASs puede llevar a la disfunción diastólica y a arritmias. Los AASs afectan al sistema nervioso simpático y también a las concentraciones cardiacas de electrólitos, que pueden llevar a la fibrilación auricular o ventricular. El fallo cardiaco repentino se relacionó con el estrés adrenérgico y también se encuentra en los atletas jóvenes que abusan de los AAS una extensa necrosis de miocardio.
El uso de los AASs conlleva una disminución significativa de las lipoproteínas de alta densidad y a un aumento de las lipoproteínas de baja densidad. También se sabe que existe una disminución de la actividad fibrolítica y un incremento de agentes coagulantes. Esto supone que los AAS y particularmente los andrógenos, pueden incrementar la presión sistólica o la diastólica.
drucken 

www.doping-prevention.com